suscríbete al Campus GRATIS
Mapa Mapa Mapa Ayuda
Campus Digital - El primer sitio global de Educación a Distancia en Español
Omitir vínculos de navegaciónInicio > Blogs > Blog de HUMANIDADES > Recursos Forestales generan Empleo

Recursos Forestales generan Empleo

Blog de HUMANIDADES

La utilización de la madera y de los recursos forestales para generar energía permitirá ahorrar costes al bolsillo de los particulares y de las administraciones, así como generar empleo en el medio rural, lo que ayudará a fijar población.

Es una de las conclusiones a las que se ha llegado en la segunda jornada del 5º Congreso Forestal Español, que se celebra hasta el viernes en Ávila y que ha tenido también como protagonista al plan de bioenergía de Castilla y León.

Se trata de un proyecto que “podría estar antes de fin de año o en los primeros meses de 2010”, según avanzó Álvaro Picardo, secretario técnico del congreso y asesor de la Dirección General del Medio Natural de la Junta, y que se constituye en una apuesta “fuerte” por la utilización de los recursos agrícolas y forestales para generar energía.

Este plan, según Picardo, realiza un análisis de toda la cosecha y de su valor, y detecta qué problemas hay en cada eslabón de la cadena, para establecer hasta 60 medidas y fijar objetivos a medio y largo plazo, como son los años 2013 y 2020.

En este plazo, se calcula que en Castilla y León se puedan generar 1,5 millones de toneladas de madera en verde y 0,8 toneladas de subproductos de materia forestal, procedente, sobre todo, de las denominadas ‘matas leñeras’, como son encinares, rebollares, quejigares e, incluso, hayedos, que abundan en la Comunidad.

Con este plan, la Comunidad se convertirá en uno de los cinco primeros territorios europeos que pongan en marcha una iniciativa de estas características, mientras que ya se trabaja en la aplicación de un sistema de información geográfica que analiza la demanda de energía en un territorio y las posibilidades de generar energía que dicho territorio contempla, según explicó Miguel Trossero, especialista internacional en biomasa del Departamento Forestal de la FAO.

Ahorro

La primera fase de este sistema implica determinar quién consume, teniendo en cuenta que el uso de la leña crece cada vez más, con el fin de hacer un diagnóstico de la situación actual y ver las potencialidades de los diferentes territorios.

Tras la evaluación, llegará la fase tecnológica, que determinará qué parte de cada territorio se puede aprovechar, para, finalmente, sacar cuánto es rentable de esa parte que se puede aprovechar.

Y es que la biomasa, según pusieron de manifiesto estos expertos, es un combustible que “está de moda”, pese a que “viene utilizándose desde siempre”. La cuestión está en que “ahora hay tecnologías que permiten un uso más limpio” de esa biomasa que, además, se constituye en un material “competitivo”.

“Quien utilice biomasa o energía forestal este invierno se va a ahorrar bastante dinero”, recalcó Álvaro Picardo, señalando que en Castilla y León, Madrid o Asturias ya se están sustituyendo calderas de gas-oil por otras de biomasa, además de que ya hay empresas que “venden calor”; es decir, el uso térmico (para calefacción y climatización) de la biomasa, que es “la mejor forma de utilizar energía”.

El ejemplo de Cuellar

De esta manera, puede llegar a aprovecharse “hasta el 90 ó el 95 por ciento” de la energía, por lo que estos especialistas abogaron por desechar el uso de calderas de combustible tradicional individuales por otras de biomasa que den servicio a toda una comunidad de vecinos e, incluso, a distritos enteros.

Es el caso de la localidad segoviana de Cuellar, donde, hace una década, se instaló calefacción de distrito alimentada por la madera procedente de los pinares de la zona y hoy abastece a 260 viviendas, un polideportivo, una piscina y un centro de Educación Secundaria.

Al respecto, Álvaro Picardo significó que la instalación de este tipo de calderas es “más cara” pero que su amortización es “más rápida”, porque “el ahorro del combustible puede llegar al 40 por ciento”.

Teniendo en cuenta, además, el “altísimo” potencial de esta energía, en Castilla y León “podríamos llegar a generar el 75 por ciento de lo que producen las energías nucleares”, lo que también supondría ahorrar en dependencia energética y, además, proporcionaría puestos de trabajo en el medio rural.

De hecho, por cada millón de toneladas de petróleo o gas que se sustituya por madera, se generarán, según los cálculos ya realizados, “unos 2.000 puestos de trabajo”, que podrían “duplicarse” en planta.

Cursos y carreras por Internet
Copyright © 2008 SinFin International System, SL - Todos los derechos reservados | Política de privacidad | Condiciones de uso